Entrevista en el boletín del cermi.es a Óscar Moral Ortega, presidente del CERMI Comunidad de Madrid

Viernes22 Jun.

Óscar Moral, presidente del CERMI Comunidad de Madrid

“En la Comunidad de Madrid hay una necesidad clara de cumplimiento normativo y tenemos que ser propositivos y constantes en la denuncia”

Blanca Abella - Imágenes: Jorge Villa

¿Cuál es ahora mismo la apuesta del CERMI Comunidad de Madrid de cara a los próximos meses, teniendo en cuenta que en un año habrá elecciones autonómicas?

En primer lugar queremos afianzar lo ya logrado, que es mucho, gracias a la labor realizada por la anterior presidenta, Mayte Gallego y su comité ejecutivo. Pero es un tiempo nuevo que se abre y que coincide con algunos cumplimientos normativos que afectan a toda España pero específicamente a la comunidad autónoma de Madrid, que precisa acomodar su propia normativa a los mandatos de la Convención de la ONU y a la Ley general de Derechos de las Personas con Discapacidad. 

Habrá que hacer una labor de incidencia en estos ámbitos, tanto en el autonómico como en el local. La otra labor importantísima es ser una entidad propositiva, de respuesta firme ante la no garantía de derechos y actuación firme ante las situaciones que puedan producirse de discriminación. Mi ánimo es de colaboración y de actitud propositiva con las administraciones y de lograr avances significativos. En este próximo año, al margen de terminar lo que esté en marcha, hay una labor de propuesta hacia los partidos políticos, aquellos que se enfrenten a las elecciones, con las cuestiones más importantes, como son la accesibilidad, la educación, la vida independiente, la autonomía personal, las materias socio sanitarias, el ocio y tiempo libre… y por otro parte, de manera transversal y directa, en materia de género en todas estas cuestiones. 

Entre las primeras actuaciones que abordaremos, en primer lugar será intentar que nos reciban el presidente de la comunidad autónoma, así como la alcaldesa, para una puesta en valor del CERMI, aunque lo conocen ya. 

2019 será también un año importante para el CERMI Comunidad de Madrid, que cumple su 20 aniversario, ¿hay alguna iniciativa orientada a esta celebración?

Vamos a crear una comisión específica para plantear de manera adecuada cómo celebrar ese aniversario y vamos a valorar qué tipo de celebración queremos realizar. Al igual que otros CERMIS, pero especialmente el CERMI de Madrid, esta entidad tiene que ser un referente en las políticas de discapacidad. Confluyen en esta comunidad autónoma las administraciones generales del Estado y las de la propia comunidad y a veces eso parece que lo dificulta. Además, en la Comunidad de Madrid el CERMI tiene alrededor de 300 organizaciones y el número de personas con discapacidad está en unas 350.000, más sus familias. Estamos hablando de un número muy importante. 

¿Cuáles serían los derechos en los que es necesario un mayor avance? En accesibilidad, por ejemplo, hay todavía muchas cuestiones pendientes.

Hay un reto importantísimo en accesibilidad, primero acomodar la normativa de la comunidad autónoma, que tiene un buen número de años, y el decreto a desarrollar, que son anteriores a la Convención de la ONU sobre Discapacidad y a la Ley general de Derechos de las Personas con Discapacidad. Hay un Consejo para la Promoción de la Accesibilidad y Supresión de Barreras Arquitectónicas que ha hecho un trabajo formidable y en esa implicación directa ahora nos toca el cumplimiento. 

Por otra parte, aunque no va a suceder en el próximo año sino que tendrá que ser una labor de impulso de los nuevos equipos tras las elecciones, es necesario una acomodación de la normativa a nivel autonómico en materia de accesibilidad adaptada a la Convención de la ONU y después un cumplimiento efectivo, hay una necesidad clara de cumplimiento y eso pasa por nosotros mismos, por ser propositivos e insistir en la denuncia hasta las últimas instancias. 

¿Cómo se realizaría esa tarea en el ámbito local?

Hay que hacer un estudio de las ordenanzas, las propias administraciones tienen que hacerlo, y ser ellos los que vean que tienen que acomodarlas a los nuevos criterios. Hay muchas actuaciones en ocasiones que denotan que no estamos en línea o en sintonía con esta nueva época que viene desde la Convención y que se ha plasmado en la Ley General de Discapacidad, y es que en todos los ámbitos y de manera transversal tenemos que abandonar definitivamente el modelo médico-rehabilitador y tiene que imponerse el modelo social y eso pasa por cambiar el prisma de visión de los responsables políticos. Las personas con discapacidad y sus familias no son beneficiarios de políticas que graciablemente les conceden, tienen derechos y tienen obligación de darles cumplimiento.

La Asamblea de Madrid cuenta con una Comisión de Discapacidad, ¿es operativa?, ¿qué espera de ella?

Esta comisión creada hace diez años ha servido de altavoz para las organizaciones y que el parlamento autonómico conociese directamente las propuestas, actuaciones y reivindicaciones de mejora  para alcanzar la igualdad y la no discriminación de las personas con discapacidad y sus familias.

En primer lugar esperamos intervenir en breve plazo para trasladar las posiciones del nuevo Comité ejecutivo que ha sido elegido el día 13 de  junio y a futuro  queremos impulsar que la misma se convierta en legislativa. Eso la convertiría  en un espacio de gran potencia para la aprobación de las políticas sobre la discapacidad y sería una oportunidad nueva  a explorar y realizar propuestas de cambio en el objetivo de la inclusión y la ciudadanía plena.

¿En qué otros organismos públicos o instituciones de la Comunidad de Madrid cree que es necesaria la presencia del CERMI actualmente?

El nivel de participación del CERMI en este momento en las diferentes instituciones y organismos dentro de la Comunidad autónoma es satisfactorio. Hay escucha e interlocución, que ya es bastante. En la legislatura que ha acabado el CERMI ha logrado una representación adecuada, luego habría que valorar uno por uno el funcionamiento de esos organismos y eso es lo que vamos a llevar a cabo ahora para ver cómo incidir de la mejor manera posible. 

En los ayuntamientos es más desigual la participación, hay una cierta interlocución con Madrid, posiblemente por ser el ayuntamiento con mayor número de habitantes, pero en los demás es más desigual, en los ayuntamientos con más de 50.000 habitantes tendremos que hacer una labor de incidencia importante porque hay ciudades en esta comunidad autónoma, como son Torrejón, Fuenlabrada, Móstoles, Alcobendas, Getafe, Leganés, Alcalá de Henares… que son mayores incluso que capitales de provincias de otras regiones. Son ayuntamientos que tienen mucho que decir y esa interlocución tiene que ser más potente. 

Tal y como ha dicho, la Comunidad de Madrid cuenta con una población numerosa, también en población con discapacidad, pero además tiene muchos municipios de grandes dimensiones, ¿cómo se gestiona una comunidad así? ¿Existe algún reparto especial o red de representantes del CERMI o se soluciona con la gestión en comisiones técnicas?

La gestión del CERMI Comunidad de Madrid  debe pasar por una actividad intensa del Comité ejecutivo y con el trabajo de las comisiones que deben  detectar necesidades y realizar propuestas  articuladas hacia las administraciones que procedan.

Una Comunidad autónoma uniprovincial, con un municipio que es la capital del Estado, municipios con una población que están cerca o superan los 100.000 habitantes y otros muchos más pequeños, que además acoge en su territorio a un gran número de organismos de la Administración  de Estado, requiere grandes dosis de esfuerzo y coordinación con el CERMI Estatal para llegar a todo y con los objetivos claros y definidos para defender los derechos de ciudadanía de las mujeres y  hombres  con discapacidad y sus familias en el territorio de la Comunidad.

¿Con qué comisiones cuenta el CERMI Comunidad de Madrid para todas esas gestiones?

En este momento el CERMI Comunidad de Madrid despliega su  actividad diaria de estudio y propuestas a través de 6 comisiones: Accesibilidad, Mujer, Sanidad, Educación y atención temprana, empleo y servicios sociales y autonomía personal.

Hablando de esa desigualdad de interlocución, si nos comparamos con otras comunidades autónomas, ¿en qué medida cree que estamos mejor o peor que la media de las comunidades?

Creo que estamos en la media pero el nivel de impulso y proposición hay que intensificarlo. Se ha hecho un gran trabajo pero tenemos que tener la visión de cómo el CERMI interactúa, cómo se da respuesta constante y propositiva a todo aquello que se presente. En esa línea tenemos que trabajar todos los CERMIS Autonómicos, aunque no es fácil porque los medios son escasos, a veces limitados, pero los CERMIS están para aunar posturas y hacer propuestas, bien es cierto que a veces el día a día dificulta ese horizonte al que tienes que tender. El CERMI Comunidad de Madrid está en muy buena línea y ahora vamos a intensificarlo y generar mayor capacidad de presencia, interactuación y a ser propositivos. 

¿Cómo funciona actualmente el sistema de financiación y de subvenciones en la Comunidad de Madrid, tras los cambios en el porcentaje del 0,7 del IRPF?

La cosa está compleja, además estamos en pleno proceso de negociación, a través de la plataforma del Tercer Sector, donde tiene presencia el CERMI, pero va con cierto retraso y vamos a ver si en breve plazo se va perfilando la situación. Entiendo que podría ser antes de verano. 

El año pasado ya fue el nuevo experimento del modelo, eso siempre dificulta el funcionamiento primero y lo que es cierto es que se detectaron unas necesidades. Este año, no puede haber un retroceso y se debe garantizar lo que se detectó. Esta comunidad tiene que pelear duramente con la Administración del Estado y en su caso poner la parte de recursos que falte hasta llegar al mínimo de garantías para que las entidades sigan prestando los servicios necesarios. Hay que recordar que estos servicios, que son para ciudadanos concretos y sus familias, son de atención directa a la ciudadanía, en este caso la sociedad civil organizada han decidido dar un paso adelante en gestionar eso y ser copartícipes, y si no tendría que ser la administración. 

María Pilar Díaz López es la nueva secretaria de Estado de Servicios Sociales y viene del movimiento de la discapacidad, ¿cómo valora esta presencia?

Veremos cómo queda la estructura del ministerio. Es importante a nivel general, una gran noticia que una mujer con discapacidad lleve esa secretaría de Estado, una mujer con gran formación y gestión en el movimiento asociativo, alguien con una preparación importante. Veremos si algunas comunidades autónomas, por ejemplo, toman la iniciativa de replicar esto cuando llegue el momento, primero de que la presencia de las mujeres tiene que ser una evidencia y segundo, que haya hombres y mujeres con discapacidad en puestos de responsabilidad. Esa puesta en valor va a tener réplica en otros sitios. Es una imagen muy potente y le deseo la mejor de las fortunas y éxito en su gestión.

Compartir en: