Title Image

Noticias

Sigue la actualidad de CERMI Madrid: noticias, proyectos, ferias, eventos...
La justicia admite a trámite la demanda del Cermi contra el Ayuntamiento de Madrid para que los carriles-bici que ocupan aceras pasen a la calzada

La justicia admite a trámite la demanda del CERMI contra el Ayuntamiento de Madrid para que los carriles-bici que ocupan aceras pasen a la calzada

EL Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº 5 de Madrid ha admitido a trámite la demanda del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) contra el Ayuntamiento de Madrid en la que se pide se obligue a la corporación local a instalar en la calzada los carriles-bici que aún ocupan aceras, por el peligro que suponen para los viandantes con discapacidad y mayores.

Según informó el CERMI, el Juzgado da 20 días al Consistorio madrileño para que remita el expediente completo a fin de que las partes puedan preparar convenientemente sus escritos completos de demanda. En fase administrativa, el Cermi se dirigió al Ayuntamiento de Madrid instándole a cumplir la ley que establece que todos los carriles-bici deben estar instalados en las calzadas, y no en las aceras, que se reservan en exclusiva para los peatones.

A esta solicitud formal, el Ayuntamiento de Madrid no ha respondido por lo que transcurridos los plazos legales se abrió la posibilidad de acudir a la justicia, facultad que ha ejercido el CERMI como “actuación de litigación estratégica en defensa de los derechos de las personas con discapacidad”.

“La norma de circulación y seguridad vial vigente comporta que todos los nuevos carriles ciclistas deben ir en las calzadas, y que los ya existentes en aceras deben ser reubicados. El Ayuntamiento de Madrid no está cumpliendo este deber de reubicar en calzada los carriles-bici anteriores, por lo que el Cermi acude a la justicia para que haga observar los mandatos legales”, explicó la entidad.

El CERMI señaló que defiende la movilidad urbana sostenible, “que es perfectamente conciliable con el respeto y la protección de la seguridad e integridad de los peatones vulnerables, que deben contar con la garantía de que las aceras sean entornos seguros y accesibles que permitan el ejercicio de su derecho fundamental a la libre circulación”.

Fuente: Servimedia